Ciudades en crecimiento comunidades sostenibles

Ciudades en crecimiento: comunidades sostenibles

Ciudades en crecimiento: comunidades sostenibles

El desmedido desarrollo urbano sin planeación y orden, ha incrementado la contaminación no solo ambiental, sino también visual y de ruido, impactando negativamente en la calidad de vida de las personas. Nuestras acciones como humanidad han venido generando condiciones que hoy han impactado el clima del planeta, y estamos enfrentando retos nuevos con los efectos del Cambio Climático. Con ello, enfrentamos nuevos desafíos para nuestra sociedad, principalmente en el desarrollo de las ciudades y a los problemas originados por una expansión urbana mal planeada, como son: pérdida de áreas verdes, aumento de la inseguridad, contaminación y las enfermedades asociadas a ésta, mayor tráfico vehicular, traslados más largos y disminución de tiempo para actividades recreativas; todo esto nos ha obligado a buscar alternativas de planeación que permitan recuperar el vínculo con la naturaleza y con la sociedad, obtener una mejor calidad de vida, con un diseño ecológico, materiales y procesos de construcción amigables con el entorno y su biodiversidad, mayor sostenibilidad y aprovechamiento de recursos, fomento a las actividades recreativas y generación de lazos sociales.

Las ciudades sostenibles, como Ciudad Mayakoba, permiten adoptar un estilo de vida más amigable con el entorno, además de los enormes beneficios, no solamente al medio ambiente sino también para las personas, ayudando a mejorar la calidad de vida de las comunidades, a través de diferentes elementos:

Construcción sostenible

Una construcción respetuosa de la identidad local, materiales locales, arquitectura bioclimática, con aplicación de ecotecnias desde su diseño y planeación, contribuye a una vida más en armonía con nuestro planeta, y con la calidad de vida de todos nosotros, en un planeta con recursos finitos, que debemos cuidar con responsabilidad, como el manejo integral del agua, manejo de los residuos integrando reuso, reciclaje y reducción, instalación de electrodomésticos de nueva generación, reducción o eliminación de plásticos de un solo uso… y todo lo que tu creatividad te permita para ser más responsables de nuestra huella en el planeta.

Espacios verdes

Una vida urbana rodeada de espacios verdes influye de manera positiva en diferentes factores sociales como:

  • Violencia: según un estudio realizado por la Universidad de Temple, en Estados Unidos, contar con espacios verdes dentro de las ciudades puede ayudar a reducir los comportamientos violentos de las personas.
  • Esperanza de vida: vivir cerca de un entorno natural puede traer beneficios a largo plazo en la salud de los habitantes, ya que la buena calidad del aire ayuda a un mejor funcionamiento del sistema respiratorio y cardiovascular, además, dichos ambientes contribuyen a aumentar la relajación y prevenir enfermedades relacionadas con el estrés. Recientemente, un estudio llevado a cabo por el Instituto de Salud Global de Barcelona a 3,600 mujeres, encontró que mientras más cerca se viva de un área verde menos riesgos se tiene de padecer cáncer, esta asociación probablemente se deba a una menor exposición a agentes contaminantes y a la reducción del estrés.
  • Mejora las relaciones: esto se debe a que se crea un espacio de tranquilidad donde el ruido se ve reducido, permitiendo que las personas puedan disfrutar y olvidarse de la ciudad, aumentando el sentimiento de comunidad entre las personas. De acuerdo con estudios de la Universidad de Wisconsin-Madison, las áreas verdes son incluso una solución para reducir el estrés, la ansiedad y la depresión, así como aumentar la felicidad y las capacidades afectivas. Personas felices crean mejores vínculos emocionales y sociales.
  • Crea conciencia: el estar rodeado de manera constante con la naturaleza se vuelve un factor fundamental para ayudar a que seamos más conscientes de ella, lo que nos hace co-responsables de su cuidado y conservación.

Impacto económico

Los desarrollos urbanos sostenibles fomentan el impacto económico positivo, ya que buscan la inclusión, la cohesión social y el comercio justo entre sus habitantes, esta igualdad de oportunidades reduce gradualmente la brecha social. Además una mejor calidad de vida favorece el desarrollo óptimo de las personas.

En conclusión, una ciudad sostenible permite aprovechar los recursos naturales al máximo por medio de una gestión adecuada del entorno, brinda además condiciones para la integración social, el bienestar y desarrollo integral del individuo, con la accesibilidad universal de sus espacios o los modelos de economía inclusiva, por citar algunos ejemplos. Esta es la razón por la que se creó Ciudad Mayakoba, la primera comunidad planeada, sostenible e integral de la Riviera Maya con 409 hectáreas que contará con modernos desarrollos urbanos, hospitales, instituciones educativas, extensas áreas verdes, centro comercial, restaurantes, corredores biológicos y mucho más.